#crecidadelebro

5 de diciembre de 2009

La noche de Franz Ferdinand

Unas 5.000 personas se dieron cita ayer en el Príncipe Felipe para escuchar a Franz Ferdinand.

Anoche, a las 21.10, la mítica guitarra Telecaster Deluxe de Alex Kapranos ya le esperaba en el escenario del Príncipe Felipe junto a unas cinco mil personas. Unos minutos después, los de Franz Ferdinand se presentaron al ritmo de No you girls y el público los recibió con aplausos, gritos y mucho ruido.

"Buenas noches", les respondió el vocalista. Aplausos. "Esta es mi primera vez en Zaragoza", gritos, y una aclaración: "This is not my first language". Los escoceses, con un enorme cartel con el nombre de la banda en el fondo, continuaron con su repertorio y cuando llegó el primer gran hit de sus discografía, Do you want to, el público coreaba a todo volumen: "¡Youre lucky, lucky, youre so lucky!".


Chema Ramos, uno de los asistentes, había ido solo para escuchar ese tema. "Tengo muchos discos y esa es mi preferida", aseguraba. El himno de la banda (Take my out), llegaría más tarde.


Dos horas antes, a las 19.30, se había abierto la puerta del pabellón. Poca gente entraba entonces, aunque pasadas las ocho, ya se escuchaban las primeras notas. A esa hora, Juan García todavía esperaba en las puertas con sus amigos, sin siquiera haber comprado su entrada. "No sabemos quién abre, venimos por Franz Ferdinand", admitió.


Muy buenos teloneros


Antes de que aparecieran los que todos esperaban, la desconocida banda neoyorquina The Fenomenal Handclap Band era recibida tímidamente por los pocos que estaban en la pista del pabellón. A ellos no les importó y comenzaron con su música. "Nunca los había escuchado y de verdad suenan muy bien", decía Ramos.

Los teloneros de los escoceses repetían la experiencia después de haber abierto varios de sus conciertos, incluido el último de Lisboa. Con canciones como The Martyr o Dim the lights, de ritmos muy electrónicos pero más suaves que los de Franz Ferdinand, amenizaron la noche a la espera del gran momento.

Siete músicos, con guitarras, batería, piano y hasta panderetas comenzaron a arrancar más y más ovaciones, y al final de su intervención pusieron al público de pie.


Después, se retiraron las mantas que cubrían los instrumentos del fondo. La pantalla se encendió, todo se llenó de luces azules, los altavoces elevaron el tono y Kapranos cogió su guitarra.


La Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Zaragoza dispuso un operativo preventivo con motivo del concierto en el Príncipe Felipe de Franz Ferdinand. Catorce voluntarios se desplazaron hasta el pabellón con los vehículos de Protección Civil, PC3. PC6. PC9, para cubrir las seis escaleras de acceso a pista, evitando que el público se estacionase en las mismas. El operativo contaba tambien con la presencia de unidades de Policía Nacional, Policía Local, Bomberos (Bomba ligera mixta y Bomba urbana pesada 2ª salida) y Cruz Roja.


Heraldo de Soria - Guillermo Aragón


No hay comentarios: