#crecidadelebro

30 de noviembre de 2013

Un voluntario en la UVI Móvil de Bomberos Zgz

Hace unos días se cumplió uno de los sueños compartidos y esperados de los voluntarios de la Agrupación de Protección Civil del Ayuntamiento de Zaragoza, nuestro compañero Jimeno, cumplía su sueño por partida doble, en lo personal y en lo representativo a este colectivo que somos todos los voluntarios de Protección Civil de Zaragoza, en activo, también porque no decirlo de aquellos que trabajaron por su consecución y que ya no forman en nuestras filas, reconociendo su tesón con este merecido recuerdo.
Para todos el 20 de noviembre fue un gran día; "un pequeño paso para el voluntario y un gran salto para el Voluntariado", emulando la famosa frase del 21 de julio de 1969 cuando Neil Armstrong pisaba la superficie lunar.
Atrás quedaba ya el curso básico de Auxiliares de Ambulancia, realizado en marzo de 2012, tan escaso en plazas para los voluntarios y que al final tuvimos que jugar con un ajustado blanco o negro al 50 por ciento. El curso, mucho más que intensivo se realizó en cinco días con una carga lectiva presencial de 30 horas con el temario siguiente y las consiguientes tutorías personales:
Transporte sanitario
Cuidados y mantenimiento del vehículo; equipamiento
Presentación comunicaciones: equipos y mantenimiento
Resucitación cardiopulmonar y soporte vital básico
Primeros auxilios en heridas, hemorragias, quemaduras y traumatismos
Miscelánea
Actitud ante traumatizados y poli traumatizados
Técnica de conducción
Mantenimiento y utilización del equipamiento de la ambulancia
Utilización del equipamiento de la ambulancia
Examen/ valoración del curso

Hoy podemos decir sin equívocos que esta prueba esta ya superada, espero además con nota. Pero nuestro camino diario nos pone a prueba constantemente y son muchas las pruebas que todavía nos quedan por superar, tiempo al tiempo con paciencia y tesón, vamos haciendo camino al andar.

Reflexionemos también todos con responsabilidad y madurez, aquello a lo que realmente podemos aspirar, bajo un punto de vista individual "ser capaces de conseguirlo y mantenerlo" al fin y al cabo, solo somos voluntarios.

Editorial
V093Zgz

Relato de un Auxiliar de ambulancia, voluntario en prácticas de la UVI Móvil de Bomberos Zgz.   

A todos nosotros supongo que en algún momento de nuestra niñez nos han preguntado por lo que queríamos ser de mayor, las respuestas suelen ser de lo más dispares, los niños policías o bomberos, las niñas enfermeras o médicos y la razón que se da es casi siempre la misma, para curar a los demás, con el tiempo esos sueños se van pasando y por cuestiones de la vida vamos encaminando nuestros pasos hacia otras profesiones, yo hace unos cuantos años (ya va para unos catorce) decidí volver a encaminar mis pasos hacia esos sueños que tenía cuando era pequeño, hace dos días he hecho realidad mi sueño, la UVI roja que tantas veces he visto pasar por delante de mi casa a través de la ventana esta vez me llevaba dentro a mí, y no como paciente sino como parte integrante de su dotación.
20 de noviembre de 2013
El miércoles a las ocho de la mañana estaba como un niño el primer día de escuela, no nervioso pero si expectante y con los oídos bien abiertos para lo que me fueran indicando los que iban a ser mis compañeros por unas cortas pero intensas horas. Un primer repaso a todo el material del que dispone la UVI con Paco (enfermero) y primeras preguntas por mi parte, no te preocupes me dice, tu no te despegues de mi y como ya te he visto muchas otras veces en otros servicios se que sabrás como desenvolverte. Bufff, respiro aliviado y se me suben los colores al saber que alguien se fija en nuestra labor cuando estamos en la calle.
10:35h. - Salida para la ambulancia. - Mercado Central. - Caída.
Escueto el mensaje pero conciso, apenas nos ha dado tiempo para dejar todo repuesto y ya estamos montándonos y poniéndonos los guantes en las manos. Manos que entre frías por la temperatura y los nervios me cuesta más el ponérmelos que otras veces. Ya estamos en marcha y los primeros vaivenes, frenazos y acelerones se hacen llevaderos entre risas y nervios, bajo las indicaciones que nos va haciendo Gerardo (médico) llegando en apenas 2 minutos desde Valle de Broto. Bajamos y ya nos están esperando, las caras de los que nos observan nos demandan sin decirlo una solución rápida, primera valoración del médico, contusiones y un brazo roto, levantamos al señor y nos lo llevamos al interior de la "roja" para empezar a asistirle en condiciones. Paco me va guiando, - coge aquí y sujeta, - corta por aquí y estira despacio, poco a poco noto como mi tensión inicial va despareciendo y como si lo hubiera hecho siempre voy abriendo cajones y facilitándole el material que me va pidiendo, - se nota que has prestado atención esta mañana me dice. Una vez estabilizada la fractura del señor nos vamos para el Servet y de vuelta a Bravo.
11:40h. - Atención, salida para ambulancia. - Atropello por un camión a un peatón en avenida San José.
Vuelta a los nervios esta vez es algo más grave, la "roja" sale esta vez más deprisa y en apenas cuatro minutos llegamos a la Avenida de San José. la Policía Local nos ha cortado todo un carril y esta vez son sus caras de asombro al ver bajarse de la "roja" a alguien vestido de naranja lo que me llama la atención. Pero no es a ellos a quien vamos a ver, la persona en cuestión esta boca abajo y sangrando mucho por la nariz, Gerardo ya está de rodillas y Paco situado detrás del accidentado. Llevamos el tablero espinal, y el collarín para comenzar a ponérselo, la gente murmura y se oye llorar a la hija del accidentado. - Esta bien, -  no es grave, dice Gerardo. - Solo un poco escandaloso por la sangre. Bufff, todos respiramos aliviados pues aunque ellos estén acostumbrados se les nota relajar la tensión a raíz de esas palabras. Mismo procedimiento, inmovilizamos al señor y lo introducimos en la "roja", estabilizamos esta vez ya preparando goteros como me había indicado antes Paco y traslado de nuevo a urgencias del Servet, para regresar de nuevo a Bravo. Después de reponer el material gastado no nos queda más tiempo que para analizar un poco como ha podido atropellar al peatón en el lugar en cuestión. Tras recoger nuestras prendas del interior de la "roja" nos despedimos hasta el día siguiente, con un, - mañana más. Yo respiro tranquilo y salgo del Parque, nº 1, todavía con la adrenalina a tope, pues hoy puedo decir que dejando atrás los problemas de la vida diaria mi sueño de niño se ha hecho realidad.
21 de noviembre de 2013
Primera tarea del día después de haber salido de casa repasando si llevaba todo en los bolsillos del chaleco, es pasar por una pastelería a comprar cruasanes recién hechos a modo de bienvenida - despedida de las practicas. Cuando llego al botiquín del Parque nº 1, Paco me saluda y me dice, - hoy vamos a estar más relajados, al jefe lo tenemos de viaje y no estará por aquí. Ante lo cual al sacar la bolsa de los cruasanes hace que avise a los demás enfermer@s y les diga de ir preparando las guirnaldas que, hoy hacemos fiesta. Posteriormente bajamos a revisar la A-12, ultima ambulancia adquirida por bomberos y que esta noche la ha tenido movida, con lo cual suponemos que algo de material habrá que reponer. Una vez dentro del habitáculo, hoy no es Paco quien me va enseñando donde están las cosas sino que sin decir nada me deja que sea yo quien comience a realizar la revisión, observándome mientras yo voy abriendo mochilas, cajones y balas de oxigeno para comprobar que todo está disponible para salir.
Revisado y repuesto nos vamos hacia una cafetería cercana a tomar un café con la dotación que ha estado de noche (Javier y Carlos) para comentar un poco como les ha ido el servicio. Luciano, otro de los médicos me señala, que le sorprende el que un voluntario este de prácticas en la UVI pero que a su vez lo ve positivo a la hora de reforzar la formación de los mismos. Mientras vamos devorando con fruición unos churros con el café (los cruasanes los dejamos para el almuerzo), recibimos una llamada a través del walkie;
- A-12 para central, tenéis una salida.
Sin apenas terminar de bebernos el café salimos corriendo de la cafetería y mientras echamos una pequeña carrera hasta el Parque, nos van pasando más información; - Persona que no responde en su domicilio. Nos montamos en la ambulancia y conectamos la calefacción pues el habitáculo todavía esta frio. Salimos con luces, sirenas y lo más rápido posible, no sabemos más que lo que nos han dicho. Llegamos a Alvira Lasierra, y cuando accedemos al portal observamos unos ascensores muy estrechos, el uno no funciona y en el otro tan apenas cogen dos personas de perfil Gerardo me sonríe y (sexto piso) pago la novatada. Mientras él y Paco se introducen en el ascensor con la mochila de piso de material circulatorio me dice, - ves subiendo tu por las escaleras con la mochila de piso de material respiratorio, (unos 15kg) que en esos momentos no parecen nada a las espaldas, así que allí que nos encaminamos, Miguel Ángel el conductor y yo. Sorpresa tienen principal, así que serán siete pisos; al llegar al cuarto la mochila ya pesa pero es más fuerte la inquietud de no saber con qué nos vamos a encontrar y ohhh, bendita adrenalina llegamos antes Miguel Ángel y yo que Gerardo y Paco que aun deben andar por el quinto con el ascensor. Accedemos al domicilio en el cual se encuentran las hijas de la paciente en cuestión franqueándonos la puerta, y nos encontramos con la señora en su cama tumbada boca arriba y con la mirada perdida, en esto Gerardo y Paco ya entran en la vivienda y comienzan a valorar, - prepara un gotero, me dice, - vamos a cogerle una vía. Abro la mochila y me dispongo a purgar un gotero. En ese momento no me doy cuenta del suero que he cogido y lo pincho, a lo cual se queda mirando Gerardo y muy serio espeta: - ¿cómo es que habéis pinchado uno de 100ml?, glubsss, trago saliva y en ese momento recuerdo que llevamos de 500ml, culpa mía le digo y sonriendo me dice vahhh, - tranquilo, cuando se gaste ese pincha otro grande y en paz. Bufff, un poco más y se me cae hasta la mochila de las manos. - Es normal me dice Paco, - son los que más a mano están y no eres al primero que le pasa. - Que tal la subida con la mochila, me dice entre sonrisas. - Pues?, todavía retomando el aliento le respondo con una sonrisa cómplice…
Tras una exploración completa a la señora, el médico cree que puede ser un ictus, así que bajamos a por la silla de traslados para bajarla en el mini ascensor y trasladarla al Servet, donde la dejamos en otras buenas manos. Después de dar el disponible de nuevo nos vamos hacia el Parque 1.
Una vez allí de nuevo, nos esperan Carlos y Leti con café recién hecho para devorar los cruasanes, no vaya a ser que se pongan duros o den buena cuenta otras personas. Tras este pequeño receso nos encaminamos a hacer la revisión del PSA móvil (Puesto sanitario Avanzado) que se encuentra en la antigua A4 pues fue el que se utilizo en el último simulacro y faltaba algún material. Nos recogemos otra vez en el botiquín y repasamos la prensa del día esperando una nueva salida, que esta vez se produce en torno a la una del mediodía.
- Colector (Bº de la Jota) señora que se ahoga.
Vuelta al nerviosismo, esta vez llegamos super rápido al barrio de la Jota, pero al no ser exacta la dirección comenzamos a buscarla mirando todos los integrantes de la dotación a todos los nombres de calles que observamos. Después de brincar aceras, dar marcha atrás dos veces y preguntar otras tantas, encontramos la calle en cuestión. Entramos en el portal y esta vez es Gerardo el que me dice entre sonrisas, - pasa pa dentro que esta vez el ascensor es más grande. Subimos los cuatro con todo el material de pisos y cuando llegamos al dormitorio la señora en cuestión nos saluda muy amigablemente y con mejor color que alguno de nosotros, bufff, respiramos aliviados de nuevo y nos cruzamos miradas cómplices pensando en esas llamadas que luego no son lo que parecen. El médico comienza la exploración y ya nos comenta que podemos bajar que es un fuerte catarro y que tiene bastantes flemas. Una vez que la explora pasa aviso a su Centro de Salud y tras unas pequeñas indicaciones para que no le vuelva a ocurrir, bajamos de nuevo para regresar al Parque nº1.
Cuando llegamos no nos queda tiempo nada más que para hacernos unas cuantas fotos y despedirnos con una gran sonrisa por mi parte y un gesto y un guiño de ojos de aprobación por parte de Paco, con un - hasta mañana compañero.
Solo me queda desde estas líneas dar las gracias a los integrantes del servicio de Asistencia Médica de Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza por acogerme como uno más de los suyos y haberme hecho sentir que lo que hacemos por pequeño que sea siempre es importante. GRACIAS en especial a Jesús Rodríguez, Paco, Gerardo, Leti, Carlos, Javier, Luciano, Armando, Rosa y todos los compañeros de Bomberos de Zaragoza.
20131120/21
Pedro Jimeno
V039Zgz